Cercar en aquest blog

diumenge, 11 de març de 2012

Cor Vivaldi: La magia de la voz, la fuerza del trabajo

La revista Scherzo ha  publicat un article sobre el Cor Vivaldi aquest mes de març. L'article ha estat escrit pel crític musical  Joan-Albert Serra i es pot trobar a la secció d'Educació del número 272 de la revista.
És un fet lloable per al cor ja que la revista de música clàssica i òpera Scherzo és reconeguda a nivell estatal.
A continuació, us mostrem l'article:

COR VIVALDI: LA MAGIA DE LA VOZ, LA FUERZA DEL TRABAJO
Unas niñas entran en la sala… se distribuyen alrededor del patio de butacas… se hace el silencio… se ponen a cantar… Lo que sucede a continuación ya no se puede describir con palabras, es la magia de unas voces que transforman el aire y envuelven al público con notas salidas de la pluma de Gustav Holst.








Fue la primera vez que escuché al Cor Vivaldi, era en el Auditorio del Conde Duque de Madrid hace unos diez años. Nunca antes había oído a un coro de voces blancas moldear el espacio de esa manera: pura explosión de belleza. Ya ha pasado mucho tiempo desde aquella experiencia, pero lo más sorprendente es que el Cor Vivaldi, con Òscar Boada a la cabeza, sigue emocionando al público con sus actuaciones a pesar de los tiempos difíciles por los que atraviesa la música y la educación musical. ¿Cómo es posible? ¿Será Òscar Boada el nuevo Merlín de la música?

La magia de la voz
El canto es el aliento hecho música, es la vida hecha sonido, es el timbre de las palabras… La voz cantada no necesita ser explicada, cada idioma nos ofrece una paleta sonora que le es propia y nos habla de emociones que se hacen presentes cada vez que suenan. Cuando distintas voces se juntan en un todo armónico la magia se hace todavía más presente, como cuando el Cor Vivaldi canta a Holst y a otros muchos compositores.
España tiene una rica tradición polifónica, especialmente renacentista, y escuchando a este coro maravilloso no pude evitar recordar otro momento mágico que guardo en la memoria: fue en Santa María la Mayor de Alcalá de Henares y era Pro Cantione Antiqua cantando a Morales, Guerrero,Victoria…

La fuerza del trabajo
El Cor Vivaldi – Petits Cantors de Catalunya fue creado en1989 por el pianista y director Òscar Boada en la escuela concertada IPSI de Barcelona y está formado por alumnos del centro de edades que oscilan entre los nueve y los diecisieteaños (treinta niñas y adolescentes, y dos niños). IPSI incorpora una escuela de música que, además de ofrecer enseñanza instrumental y disponer de una orquesta, cuenta con seis coros. De entre ellos el Cor Vivaldi extrae a sus miembros a través de audiciones informales en las que priman las ganas de formar parte del coro por encima de sus capacidades vocales o artísticas. A la vista de los resultados y la extraordinaria calidad del Cor Vivaldi es evidente que esta selección funciona a las mil maravillas, demostrándose una vez más que, a partir de una base adecuada, con ilusión y trabajo se pueden hacer maravillas. Ésta es la clave del éxito y de la garantía de sostenibilidad de un proyecto como el Cor Vivaldi, los ingredientes de la poción mágica de Òscar Boada.
Evidentemente también es necesaria una institución como el IPSI que dé todo su apoyo, pero, dado lo apretado que suelen tener la jornada los escolares en España, ¿cuándo ensayan Òscar y sus aprendices de brujo?: cinco días a la semana de la 1:30 a las 2:30 de la tarde, aparte de los ensayos previos a los conciertos. Esto les permite presentar cuatro programas distintos al año dentro del ciclo Mas i Mas -Cor Vivaldi en L’Auditori de Barcelona, además de sus otras muchas actuaciones. Sus programas incluyen desde obras del renacimiento hasta composiciones de autores actuales, pasando por el jazz o la música tradicional, aunque todavía sorprende más que esta variedad el cuidado estilístico y la naturalidad con los que Òscar Boada y su coro abordan este amplio repertorio.
A lo largo de sus más de veinte años de historia el coro ha realizado numerosas giras por Europa, Argentina y Estados Unidos. Asimismo colabora con frecuencia con el Gran Teatre del Liceu (sus últimas colaboraciones han sido Schumann, Escenas del Fausto de Goethe bajo la dirección de Josep Pons y el Réquiem de Fauré con José Luis Basso a la batuta), así como con la OBC (la última colaboración ha sido la Tercera de Mahler dirigida por Pablo González).
Su actividad no se para aquí, ya que también ha grabado más de quince CDs, ha participado en bandas sonoras de películas de Almodóvar, Balagueró y Llompart y desde 2004 encarga obras con el fin de incrementar el repertorio coral para voces blancas. Entre sus numerosos galardones cabe destacar los más recientes, el premio Proteus 2011 de Ética y el Gran Premio Nacional de Canto Coral (Bilbao, 2011).
Uno de los síntomas del empobrecimiento cultural yartístico de nuestra sociedad y de nuestro sistema educativo es la poca importancia que se da al canto coral como expresión colectiva de vivencias y emociones. El Cor Vivaldi mantiene la llama viva, pero si cantar juntos formase parte de las actividades cotidianas de nuestras escuelas muchas cosascambiarían… ¿alguien se atreve?
 Joan-Albert Serra




2 comentaris:

  1. Es bueno que alguien al fin escriba sobre algo que todos los que conocemos al Cor Vivaldi hace tiempo que ya sabemos y valoramos.

    ResponElimina